Hace cuatro meses empecé este blog cómo quien empieza un diario, para ir contando mis experiencias con los productos de cosmética y maquillaje, las compras online relacionadas con ello y con la moda, y algunos apuntes de estilo de vida. Lo escribía para alguien, pero en aquel entonces aún no me leía nadie. Y aún así me gustaba.

Siempre me ha gustado escribir, y he escrito sobre muchas cosas: situaciones cotidianas, la inigualable y maravillosa experiencia de ser madre, algún paseo, experiencias de la vida por las que no quiero volver a pasar… y siempre ha sido una experiencia catártica para mi, ya que me permitía ordenar las ideas y los pensamientos y sentimientos para tener más control sobre ellos, y así poder gestionarlos mejor.

Cuando empecé a escribir un blog de belleza y moda me sentí algo frívola. Nunca antes había mostrado tanto interés en conocer el mundillo beauty y mi familia más cercana se extrañaron de que lo hiciera. Incluso yo me extrañé un poco. Pero supongo que todos tenemos nuestros hobbies, nuestra manera de entretenernos, de divertirnos. A mí, cuando tengo tiempo y la pequeñuela duerme, me encanta ponerme delante del ordenador y escribir. Obviamente tengo otros pasatiempos, pero éste me distrae y me relaja. Es, salvando las distancias, como estar un rato meditando. Como pensar en voz alta, pero escribiendo.

Y el maquillaje? Pues mirad: Marta (Ratolina) tuvo bastante la culpa. Un día, no me acuerdo ni de cuál, empecé a ver un vídeo suyo. Y luego otro. Y otro. Y me los vi todos. TODOS. Es que en serio, creo no me queda ninguno por ver. Total, que le hice caso en algunos temas sobre maquillaje que no controlaba y vi que funcionaba, que iba mejorando, que aprendía rápido. Y me empecé a enganchar a este mundo. Empecé a leer algunas entradas de blogs, y finalmente me animé a escribir uno para ir contando mis aprendizajes y mis experiencias.

Empecé a descubrir la importancia de las redes sociales, de compartir contenido, de escribir regularmente, de tener novedades que ofrecer, de pensar en los intereses de la gente que me lee, aparte de en los míos, para escribir cosas que de verdad gusten.

Cuando miro atrás no me puedo creer que haya llegado tan lejos. El blog tiene ya 4 meses, y un montón de personas lo leéis cada día y me ponéis vuestras opiniones. Además, en Instagram, Twitter y Facebook cada vez sois más los que decidís que os gusta lo que publico y me seguís. Y no os podéis imaginar lo que significa para mí. Significa que, lo que empezó como un entretenimiento más, se ha convertido en una gran aventura que me hace muy feliz, y en la que me encanta que me acompañéis.

Como ya habréis visto, he optado por comprar un dominio y alojar mi blog allí directamente, para tener más capacidad de maniobra, más libertad de acción, y algo un poco más personal. WordPress.com está muy bien para empezar, pero se me estaba quedando algo pequeño. Día a día descubro cosas nuevas del funcionamiento de los blogs y sus herramientas, y si seguía sin dominio propio me limitaba demasiado. Ahora tengo total libertad para probar, experimentar, aprender y hacer crecer esto muchísimo más.

Por todo ello, muy pronto habrá sorpresitas, porque estoy muy agradecida de que estéis ahí y me ayudéis a crecer con vuestros comentarios y opiniones.

 

Antes de despedirme, me gustaría pediros que dejéis, si os apetece, algún comentario sobre lo que más os gusta del blog, si hay algo que cambiaríais, qué temas són los que más os interesan, si queréis que hable de algún tema en particular que aún no haya tratado o que queréis que amplíe un poco más, etc. Me gustará leeros y conocer mejor vuestros intereses para saber qué entradas escribir en un futuro.

 

Os mando un abrazo fuerte. Gracias por estar ahí! Que tengáis un maravilloso final de semana! 🙂