Hoy quiero hablaros de los jabones sólidos de Lush, en concreto de los 3 que he probado: Dreamwash Roulade, Honey I Washed The Kids y Serendipity.

Primero hablemos de los jabones sólidos. A mi me echaba atrás el hecho de frotarlo directamente con la piel, o entre las manos para crear espuma y luego frotarnos el cuerpo con las manos. Toda la vida me he duchado con jabón líquido (imagino que al igual que el 90% de vosotros/as) y con una esponja (ésta más o menos natural, más o menos suave, dependiendo del momento). Así que dejar de usar esponja me sonaba a que no me limpiaría bien. Nada más lejos de la realidad. Los jabones sólidos, cómo mínimo estos tres que he probado, limpian en profundidad, sin estropear nuestra piel por el roce de una esponja, y dejando un suave aroma en nuestra piel. No he tenido que usar más desodorante, ni he notado que mi cuerpo tenga mal olor al final del día.

Vamos al lío:

DREAMWASH ROULADE

Jabón cremoso que calma y refresca la piel.

Ingredientes principales:

  • Absoluto de rosa
  • Aceite de camomila azul
  • Gel orgánico de aloe vera
  • Aceite de árbol de té
  • Aceite de lavanda

El absoluto de rosa, el aceite de lavanda, el aceite de camomila azul y el aloe vera son ingredientes reparadores, que equilibran nuestra piel, la suavizan y la calman. Además, el aceite de árbol de té sirve de antibacteriano y antiséptico.

Modo de uso:

Según Lush, hay que coger un trocito y frotarlo por el cuerpo. Mi experiencia me hace deciros que es mucho más práctico coger el trozo entero, primero porque con un pedacito te puede sobrar y poco te servirá para una próxima vez, y segundo porque es mucho más fácil frotar un pedazo grande que un trozo pequeño.

Precio: 7’95€/100g

Valoración:

Me encanta este jabón. Si pudiera usaría sólo este. Es cremoso, se reparte bien por el cuerpo, limpia bien, huele de maravilla, deja la piel hidratada y muy calmada. Es lo que dice que es, totalmente.

Pero se gasta muy muy rápido, por lo que acaba saliendo muy caro. A mí, un trozo de 100g me duró 15 días. Y mi bolsillo no me permite gastar 20€ al mes en jabón corporal. Si no fuera por eso, repetiría seguro.

Así que si os lo podéis permitir, y necesitáis este tipo de jabón, compradlo, porque no os arrepentiréis.

 

HONEY I WASHED THE KIDS

Jabón sólido con aroma a caramelo, suave para la piel y reparador.

Ingredientes principales:

  • Miel inglesa
  • Aceite de naranja dulce salvaje
  • Aceite de bergamota
  • Cera de abeja
  • Aceite de colza
  • Aceite de coco
  • Extracto de aloe vera
  • Extracto de gardenia

La miel inglesa hidrata nuestra piel y ejerce de antiséptico. El aceite de naranja dulce salvaje refresca y revitaliza nuestra piel, con ayuda del aceite de bergamota, que además la limpia en profundidad. La cera de abeja también limpia nuestra piel y la deja hidratada. El aceite de colza nutre nuestra piel y el de coco además la hidrata.

Modo de uso:

Según Lush, hay que coger frotarlo entre las manos para que haga espuma y luego frotar el cuerpo con las manos. O se puede frotar directamente el trozo de jabon por la piel. A mí me gusta más esta segunda opción.

Precio: 5’25€/100g

Valoración:

En casa lo usamos yo y la peque. Y nos encanta. Tiene un aroma sublime! Y deja la piel muy limpia. Pero creo que, para mí, no voy a repetir. Para la peque igual sí. Mi piel es muy seca, y aunque es un jabón que no reseca, tampoco me ayuda a mantener la hidratación, y tengo que ponerme crema hidratante sí o sí para no notar la piel tirante.

Éste, por el precio que tiene, sí que cunde bien. Me dieron de muestra un trozo de 70g (unos 3’70€), la utilizamos las dos durante 3 semanas ininterrumpidas, y aún me queda como la mitad.

 

SERENDIPITY

Jabón sólido calmante y relajante.

Ingredientes principales:

  • Absoluto de lavanda
  • Aceite de camomila azul
  • Aceite de lavanda francesa
  • Absoluto de lavanda
  • Aceite de colza y de coco.

Como he comentado antes, el aceite de colza nutre nuestra piel y el de coco además la hidrata. El absoluto de lavanda, el aceite de camomila azul, el aceite de lavanda francesa y el absoluto de lavanda son ingredientes principalmente calmantes, perfectos para las pieles sensibles o irritadas. Además, reparan y equilibran la piel.

Modo de uso:

Según Lush, hay que coger frotarlo entre las manos para que haga espuma y luego frotar el cuerpo con las manos. O se puede frotar directamente el trozo de jabon por la piel. A mí me gusta más esta segunda opción, aunque las ramitas de lavanda que hay en el exterior a veces pueden rascar nuestra piel, a medida que se va gastando el jabón y van saliendo por los extremos. Pero es tan fácil como cortarlos.

Precio: 5’25€/100g

Valoración:

Un 10. Un 10 absoluto. No es el Dreamwash Roulade, vale. Creo que será difícil igualarlo. Pero es una auténtica maravilla. Si alguna mañana me despierto con la piel algo irritada de la etiqueta del pijama o porque está seca, calma mi piel al momento. Huele muy bien (si te gusta la lavanda) y el olor se mantiene un poco en la piel. Y me ayuda a mantener la hidratación en mi piel. Hay días que por pereza o por olvido no me pongo crema hidratante en el cuerpo, y no pasa nada. Mi piel sigue bien, y puedo pasar 2 o 3 días bien sin ponerme crema. Sí, ya sé que debería ponerme crema a diario, pero qué pereza!! Así que es el jabón perfecto. Además, cunde mucho por el precio que tiene. Éste lo uso yo sola, pero empecé a usarlo hará cosa de un mes (250g) y creo que no he llegado a gastar ni una cuarta parte!!! Así que sale a unos 3€ al mes, dependiendo del uso que le des.

 

Vosotros habéis probado algún jabón sólido de Lush o de alguna otra marca? Qué os ha parecido? Habéis probado alguno de estos? Dejádmelo en comentarios, que ya sabéis que me encanta leeros y descubrir productos que aún no he probado, porque me entra el ansia por probarlos!! 😉

 

Para los que todavía no hayáis probado los jabones sólidos y estéis como estaba yo en octubre, que no sabía si probarlo, porque me parecía que no me limpiaría, lanzaos a la piscina porque vale mucho la pena!!

Y recordad, por si aún os falta este empujoncito, que Lush utiliza productos naturales o sintéticos seguros, comprados en comercio justo cuando pueden, y no testan en animales ni lo hacen sus proveedores. Queréis más razones?

 

Que tengáis un gran día!