Hoy os traigo mi experiencia con el tratamiento capilar Fluff-Eaze, de Lush. Sí, últimamente parece que todo son tratamientos capilares conmigo, pero es que, aunque tengo un cabello fuerte y sano, en general, es muy poco manejable. Yo, tal como salgo de la ducha, si dejo el cabello secarse al aire (lo peine como lo peine) termino pareciendome a Mufasa. Una de las alternativas hasta ahora era la plancha, que el primer día me deja un pelo estupendo pero al segundo ya parezco un mocho mojado, sin volumen en absoluto. Y la otra alternativa era la espuma rizadora. Ésta muy bien, pero lo siento, no me gusta el acabado acartonado, aunque parezca muy natural. Además, yo quiero poder tener un cabello manejable, que no se encrespe a la mínima, que me aguante un peinado, y que de la noche a la mañana no parezca otra persona.

Así que la última vez que fui a Lush tal y como os conté pregunté por algun producto que me pudiera ayudar con el encrespamiento. Y me ofrecieron el tratamiento para pre-lavado Jasmine and Henna Fluff Eaze.

El procedimiento es el siguiente: separas el cabello por capas, como si fueras a cortarlo, plancharlo o teñirlo. Coges suficiente producto como para empapar bien la primera capa de cabello, la de abajo del todo, y una vez hecho, sueltas la segunda capa. Y así hasta empapar todo el cabello. Yo tengo mucho pelo, aunque ahora lo llevo media melena, y para todo el cabello, de cuando empiezo a cuando acabo, el producto ha bajado como 1’5cm de profundidad, más o menos.

Una vez hecho esto, se debe dejar reposar en el cabello durante unos 20 minutos. A mi a veces se me va la hora y puedo estar 30 minutos. Y no pasa nada. Lo recojo con una pinza para que no me moleste para hacer cosas, y así aguanta bien.

20161211_164331

(Los puntos blancos que podéis observar en la foto son del tratamiento SuperBalm de Lush, no son caspa jiji. Suelo hacer los dos tratamientos juntos)

Luego se lava de la forma habitual.

 

Mi valoración:

El resultado es absolutamente immejorable desde la primera aplicación. El primer día que lo usé, luego lavé el pelo con mi champú Honey I washed my hair, y sin ponerle nada más y dejar secar al aire, mi pelo ni siquiera se encrespó. El cabello queda en su sitio suave, manejable, con volumen, pero no descontrolado. La forma no quedó muy bien, porque así es mi pelo, pero esto lo he solucionado poniéndome un poco de hidratante capilar R&B, no porque necesite hidratación en absoluto, sino porque ayuda a mis ondas a coger forma de manera natural, a definirse. Así he conseguido un cabello sin encrespar y con unas ondas naturales, sanas y definidas.

20161211_232810

En la foto aún no hay forma… fue el primer día, antes de empezar a utilizar R&B para mejorar las ondas.

Por decir algo malo, diría el olor. Aunque es algo totalmente subjetivo. No me gusta el olor que tiene, y en el primer lavado cuesta eliminarlo a pesar de usar un champú que deja tanto aroma como el Honey I washed my hair. No se a qué huele, imagino que a henna, que es su principal componente. Parecen estas colonias de rosas de la abuela, aunque no lleva rosas. Pero huele muy fuerte y no me gusta. Es lo único malo que le veo al Fluff-Eaze. Y ya digo que es totalmente subjetivo, seguro que a muchos os gusta.

Estoy totalmente encantada con el producto. Es caro, porque es caro. Creo que va a durarme como máximo 6 o 7 aplicaciones y cuesta 20’75€ los 220ml que contiene. Soltar 20€ de golpe por un bote que te dura 6 usos o 7 pues duele. Pero deja de doler cuando ves el resultado. Os aseguro que volveré a comprarlo cuando se me acabe, porque es el único producto por el momento que ha conseguido definir mi cabello, eliminar el encrespado y dejarlo tan suave.

Algun@ de vosotr@s ha probado este tratamiento? Os ha funcionado tan bien como a mí? Habéis probado otros? Decídmelo en los comentarios, que me encanta saber vuestras opiniones y le dais mucha vida al blog.

Gracias por leerme! Si os gusta, no olvidéis suscribiros para no perderos ninguna actualización 🙂

Que acabéis de pasar un buen final de semana!