Acaba de llegarme mi pedido de Lush! Ha tardado sólo un día y medio en llegar: hice mi pedido el miércoles por la noche, y ha llegado el viernes al mediodía (de hecho el repartidor me ha llamado esta mañana a las 8:30, pero ya no estaba en casa, así que hasta mediodía no he podido tenerlo). No he podido evitar abrirlo de inmediato, para oler todo lo que me habían mandado. Me encanta lo bien que huelen sus productos!

Para quienes no la conozcáis, Lush es una tienda de cosmética manufacturada, que vende productos libres de químicos, totalmente vegetarianos, y muchos incluso veganos, no testados en animales y que compra a proveedores de comercio ético. Muchos de sus productos ni siquiera llevan embalaje, así que todavía contaminamos menos al comprarlos.

Ya había pedido otras veces, y sus productos me han gustado desde el primer momento, pero creo que aún no he encontrado “mis” productos. Yo siempre he tenido la piel muy seca, y ahora que empieza el frío estoy notándolo mucho, porque me tira la piel, y hasta llega a picarme a veces. Además, estoy en un momento que mi cabello está muy sano y fuerte, pero las raíces se me ensucian enseguida, así que necesito un producto que lo equilibre un poco, y que me hidrate el cuero cabelludo sin ensuciar.

Así que he pedido estas 3 cositas: la crema hidratante Dream Cream, el champú sólido Honey I washed my hair,  y el jabón corporal Dreamwash. Además, en el pedido puedes solicitar alguna muestra que te apetezca probar, y yo pedí el acondicionador para cabello Happy happy joy joy. Os iré hablando de ellos a medida que los vaya probando.

 

Pues bien. Cuando he abierto la caja me he encontrado los
habituales “porexpanes” (por llamarlos de alguna manera; son biodegradables y, según recuerdo, están hechos de patata. De hecho, se pueden tirar al compostaje, si lo tenemos en casa).

A continuación he empezado a encontrar mis productos. Los jabones venían envueltos con sumo cuidado en sus bolsitas de plástico, y cada uno con su etiqueta con el nombre, los ingredientes, las instrucciones y la fecha de consumo preferente. El bote de crema hidratante perfectamente cerrado, y lleno hasta los topes.

 

 

 

 

Escarbando he encontrado también botes pequeños de muestras. Habitualmente mandan 2 o 3 (en tienda te dan sólo 2), pero esta vez se han superado! Iba sacando botes y paquetitos y no se acababan nunca. Me han mandado nada menos que seis muestras. Seis! Dos botecitos son del acondicionador que había pedido; otros dos son de Volcano, una mascarilla para pies; un botecito de champú Fairly Traded Honey; y finalmente el jabón Miranda.

 

 

La verdad es que esta vez se han superado. Si nunca habéis comprado allí, debéis saber que la atención al cliente es absolutamente perfecta, atenta, amable. Tanto en tienda como por el chat online te orientan, te ayudan, intentan que el producto que te venden sea el adecuado a tus necesidades, aunque no sea el que en un principio tenías en mente comprar. De hecho, justo antes de comprar me pasé por el chat para asegurarme de que lo que quería comprar era lo que necesitaba.

En fin, que me han dado trabajo de análisis para los próximos meses. Ya os iré contando qué tal la experiencia en futuros posts.

Y vosotr@s? Habéis probado productos de Lush? Qué os han parecido? Si os apetece saber qué otros productos de Lush hemos probado en casa con anterioridad, dejádmelo en los comentarios y os lo explicaré en un futuro post.