Oh my God! Oh my God!

Eso es lo único que me viene a la cabeza cuando pienso en la Dream Cream de Lush. La he usado qué, ¿6 días? y he notado cambios en mi piel des del primer momento.

Debo contaros que llevaba semanas con la piel extremadamente seca, tanto que hasta me picaba, sobretodo por la parte alta de la espalda y las axilas. Tengo que añadir que soy bastante vaga, y me cuesta ponerme crema cada día, pero había llegado un punto que me estaba poniendo 2 veces al día, porque no podía con mi piel. Y ni por esas. Un horror. Se me notaban los pellejitos y todo, de la sequedad. Pues bien, ha sido empezar a usar esta crema y no me he vuelto a enterar del picor y la tirantez en la espalda. Y eso que me la pongo sólo una vez al día, al salir de la ducha. Ha sido alucinante.

En cuanto a mis axilas, que estaban peor que la espalda (supongo que por los efectos del desodorante), he estado aplicándome durante la noche, después de lavarme las axilas. Ha costado un poco más, pero también he conseguido reducir el escozor, la tirantez y los pellejitos de piel seca.

La crema tiene un olor especial. No soy capaz de distinguir a qué huele. Me huele un poco a la leche de avena que me tomo en el desayuno, y éste es su principal ingrediente, así que no voy del todo desencaminada… 😉 Pero huele a otras cosas. El aceite de oliva que lleva también se aprecia, como un olor de fondo. ¿Cómo describirlo? No lo sé. A ver, no me lo pondría de perfume, la verdad. Y cuando se la di a oler a mi marido me dijo que no le gustaba (aunque no se por qué se la hice oler, con lo especial que es él para los olores)… XD En fin, a mi me gusta. No es adictivo, como otros productos de Lush que me llevaría en la mochila sólo para tener el olor conmigo todo el día, pero no está mal.

En cuanto a los ingredientes que lleva, los principales activos son, según Lush, los siguientes:

  • Leche de avena: refresca, repara y calma la piel irritada
  • Aceite de camomila azul: antiinflamatorio, y también reparador y calmante
  • Agua de rosa mosqueta: reduce el enrojecimiento
  • Árbol de te: antibacteriano y antiséptico
  • Aceite de oliva: hidrata y protege
  • Lavanda: acondiciona

Además es auto-conservante, lo que significa que no lleva productos químicos o artificiales para su conservación.

Vamos, que es perfecta para mi piel seca, mas bien deshidratada, y sensible.

 

En el bote vienen 240g, y cuesta 19,95€. Pensaréis: “¡qué dineral!”. Pues sí, vale pasta. Pero prefiero gastarme 20 euros en algo que funciona, y que encima cunde, que no ir comprando cremitas en el super que valen una tercera parte y que no me sirven de nada. Porque cunde, eso os lo aseguro. La crema es densa, así que la que pones se queda en el sitio y se va absorviendo. No es agua, como otras, que te las pones y a los 10 segundos ya no tienes más que el olor. Ésta se queda, y no deja sensación pegajosa. De hecho me la he puesto hace un rato en las manos, y puedo estar escribiendo en el teclado y tocando la pantalla de la tablet sin dejar huellas ni zonas pringosas (cuando me pongo la de Eudermin me deja las manos pringosas un buen rato, y no me va mejor que la Dream Cream).

En resumen, te venden que es la crema ideal para pieles irritadas, sensibles, secas y enrojecidas. Y lo es. Al menos para mí. Recomiendo 100% su compra.