Hoy os traigo una entrada algo distinta. Quiero hablaros de uno de mis placeres favoritos: el té. Cada día me tomo 2 tazas de té, e incluso 3 si el tiempo me lo permite. El té es una bebida que, como evidentemente sabéis, debe prepararse con agua hirviendo o casi, así que no es una bebida de fast-drink, sino que tenemos que tomarnos nuestro tiempo, para hervir el agua, infusionar las hojas, dejar reposar y que se enfríe un poco, y finalmente empezar a beber lentamente, cuando aún tiene un punto de demasiado caliente, para así poder llegar al fondo de la taza justo cuando empieza a enfriarse.

A mí el té me gusta aromatizado, con flores, frutas, frutos secos, especias. Y solo o con leche vegetal. Nunca lo tomo con azúcar ni miel. Las infusiones son otro cantar, pero ahí ya no entro, hoy me centraré en el té.

La primera taza del día consiste en un té negro (ahora tengo de dos tipos y voy alternando) con un chorro de leche de avena o soja bien fría, de buena mañana, con el desayuno. He dejado atrás el café con leche y no me arrepiento en absoluto.

20170114_090745

Té negro de Manzana Asada con leche de avena

El segundo té suele ser a media mañana. Si veo que voy a tener tiempo, para el almuerzo me llevo mi termo con una segunda infusión de las mismas hojas de té de la mañana, por lo que ya no llevan teína, y también con su chorrito de leche vegetal. Si salgo a desayunar (cosa que suele pasar una vez a la semana) entonces no me llevo termo y me hago mi café con leche en el bar.

Y la tercera taza del día (o segunda, depende del día) es después de comer. Y esta sí es sagrada. Es como mi ritual perfecto. Termino de comer, en casa, después de toda la mañana arriba y abajo en el trabajo, y me siento en el sofá, con los pies en alto, a disfrutar de mi taza de té verde, antes de volver al trabajo de nuevo. Son mis 20 o 30 minutos de gloria del día. Y si acompaño este té con un trocito de chocolate negro entre sorbo y sorbo, ya tenemos la guinda del pastel.

20170113_153907

Té verde de Fruta de la Pasión y Mango

Ah! Y puntualizo! Mi té es de hoja a granel. No lo compro en bolsitas en el súper. No soy maniática, si voy a casa de alguien y lo tiene en bolsitas lo tomo así, faltaría más, y además lo disfruto. Pero en casa he decidido gastar un poco más y comprarlo a granel. Me gusta más, hay más variedad y, para qué nos vamos a engañar, tiene un sabor más auténtico. En esto no me importa gastar un poco más de dinero.

Después de este rollo sobre mi y mis costumbres teíles 😛 , quiero haceros conocer la tienda en la cuál compro yo el té. Después de mucho tiempo comprando en las archiconocidas tiendas de Tea Shop, una persona a la que quiero mucho me dijo que ella compraba el té en una tienda pequeñita en el centro de Valencia y me animé a probar. Y nunca más he vuelto a pisar un Tea Shop. Con eso no quiero decir que Tea Shop no valga la pena. Es que La Petite Planèthé es otra cosa. Es pequeña, apuesta por la ecología (entregan los pedidos en bici o patines a Valencia ciudad), reutilizan sus envases cuando te envían los pedidos a domicilio. Además, son absolutamente encantadores, tanto en persona como en el trato virtual. He tenido la suerte de poder ir a comprar directamente allí un par de veces, y me encanta. Y cuando se me acaba el té y no estoy por allí, les hago los pedidos online.

Con La Petite Planèthé todo son detalles. El paquete que recibes en casa es éste:

20170110_203221

Como podéis ver en la parte de abajo de la etiqueta, nos comentan que reutilizan las cajas que les mandan sus proveedores, así no generan tantos residuos ni malbaratan tanto papel. Así que cuando abro el paquete me encuentro con esto:

20170111_141739

Pues oye, cumple perfectamente con su cometido. Y para qué quiero una caja nueva si la voy a tirar de todos modos?

Y cuando abres la caja te encuentras la bolsita, tal cual como si hubieras ido a comprar en la tienda, y el sobre con la factura, las muestras y una tarjeta de agradecimiento:

20170111_191301

La tarjeta la escriben de su puño y letra, a tu nombre, con el dibujito que véis. Y yo recibo esto y me apetece volver a comprar allí, a Gloria y a Joan, que tratan con el mismo mimo al cliente de la tienda física que al de la tienda online.

Esta vez he comprado 2 tés.

El primero, un té negro Manzana Asada. Lleva té negro, trocitos de manzana asada, hojas de fresa y aroma natural de manzana y vainilla. Los 250g que me he pedido cuestan 11’25€, y me pueden durar medio año o más, dependiendo de si lo combino con otro té o no.

20170113_144421

 

Y el segundo, un té verde Bonjour Printemps (“hola primavera”), que lleva (cito textualmente) té verde Sencha, trocitos de fresa, botones de rosa, pétalos de malva, pétalos de girasol y aroma natural de fresa y rosa. Los 250g cuestan 11’95€.

20170113_144521

 

Ambos tés los había probado ya, y me encantan, así que los he repuesto. Para probar me han mandado el té Caperucita Verde y Eva tomando el sol, un te verde de cultivo ecológico.

Repito, volveré a comprar allí, en persona y online.

 

Y vosotr@s ¿tomáis té? ¿cómo os gusta? Conocíais esta tienda? Espero vuestros comentarios!

Que paséis una feliz semana!