Meses atrás escribí una entrada en la que os explicaba el procedimiento por el cuál podíamos vender la ropa que ya no usáramos, pero que estuviera en buenas condiciones, a Percentil. La podéis leer aquí.

Ahora, aunque el procedimiento inicial es el mismo, la forma en la que te pagan la ropa es diferente. Y eso es lo que voy a contaros aquí.

De entrada debemos tener en cuenta que no toda nuestra ropa es apta para vender de segunda mano. Puede que porque está demasiado envejecida, o porque es algo que es muy específico y no se vendería, o porque es de una marca demasiado low cost y por lo tanto no cumple las condiciones para que la puedan vender en Percentil. En este caso, como os expliqué en el post que os he mencionado antes, nos la pueden devolver o la pueden enviar a proyectos sociales para personas que la necesiten.

1

El primer cambio que hay, y el más importante, es que ahora no te pagan al recibir tu ropa, sino en el momento en el que la venden. Comprar toda la ropa por adelantado es un riesgo financiero demasiado alto para ellos. Hay ropa que tarda meses, e incluso años, en venderse, y las arcas de Percentil no pueden mantener este ritmo de gasto sin previsión de cobro.

Además, esto significaba que tu porcentaje de ganancia respecto al precio de venta final era muy reducido, ya que no podían incurrir en un riesgo tan grande.

Por lo tanto, a partir de ahora, cuando reciban nuestra ropa nos harán una valoración inicial para nuestras “prendas en depósito” y recibiremos nuestro pago cuando se venda nuestra ropa.

2

El segundo cambio es que nos pagarán en función del precio de venta. Percentil aplicará un precio de venta a nuestra ropa, y según el rango de precio en el que esté incluido cobraremos entre un 20% y un 80% del precio de venta. Esto es así porque los gastos que tienen en Percentil (personal, mantenimiento, etc) son los mismos, vendan a 20€ o vendan a 100€, así que cuanto mayor es el precio de venta, más beneficio existe y mejor pueden compensarte la ropa.

3

Y finalmente el último cambio: si compran tu ropa en el primer mes desde que la han recibido, te garantizan que el precio de compra de tu ropa será el que te prometieron. ¿Y después ya no? Pues no. Muy probablemente porque tampoco les interesa que la ropa se les quede en el almacén y por lo tanto no podrán mantener un precio de venta elevado si la ropa no se vende. Así que si bajan el precio también baja el porcentaje que cobramos por la ropa.
Y hasta aquí los cambios en las políticas de venta de Percentil. Para cualquier duda, podéis acceder directamente a su página web, a la sección en la que explican todo esto o poneros en contacto con su Dpto. de Atención al Cliente.

 

¿Habéis comprado o vendido en Percentil? ¿Conocíais la web?

Que paséis una feliz semana!