Os prometí hace días que publicaría un post sobre cómo funciona el tema de la venta de ropa en la tienda online Percentil. Pues bien, aquí lo tenéis.

Primero vamos a ver por qué puede ser positivo vender-les nuestra ropa, en lugar de dársela a gente que lo necesita No me malinterpretéis; mi intención no es que dejéis de donar ropa si eso es lo que queréis hacer. Yo siempre que puedo doy ropa a beneficiencia, antes que tenerla guardada 3 o 4 años sin usar en un armario. Pero tenemos que entender que marchamos a una velocidad que el mundo no puede sostener, que apuramos recursos y economía a ritmo de vértigo, y que, a veces, es importante ayudar a frenar este gasto de recursos de todo tipo, si podemos.

La ropa de segunda mano puede dar grima. A mi me daba grima, sobretodo porque en algunas tiendas de cosas de segunda mano que había pisado y que vendían ropa, el olor a viejo y usado tiraba para atrás. Pero Percentil es diferente. Ya os comenté en mi otro post que la ropa de Percentil viene perfectamente doblada, envuelta en un papel y con piruletas de regalo. De verdad que es como abrir un regalo nuevo. Y si a pesar de eso nos da “cosita” ponernos la ropa directamente, pues es tan fácil como lavarla antes.

Aclarado esto, sabed que cada año tiramos toneladas de ropa, y fabricamos más toneladas aún. Eso genera mucho gasto energético, tanto en el proceso de fabricación como en el de eliminación de residuos. Si compramos ropa que alguien no usa, que está prácticamente nueva, es una ropa que no se convierte en residuo a eliminar. Me diréis: “pero así se pierden puestos de trabajo”. Bueno, también se generan otros. Y tampoco os estoy diciendo que dejéis de comprar en tiendas físicas, en vuestras tiendas de siempre. Podemos hacer ambas cosas. En el otro post os dije que me había comprado varias prendas casi nuevas de Desigual. Mi economía no me habría permitido nunca comprarme todo esto nuevo. Pero lo he comprado en Percentil, es casi nuevo, y lo he podido pagar. Y es ropa buena que me durará unos años y que permitirá que durante un tiempo no tenga que gastar dinero en ropa (a no ser que me apetezca, claro, pero que no será porque la necesite).

Se acabó el tostón. Vamos al tema.

De entrada debéis saber que vender a Percentil no tiene ningún coste para nosotros. Ninguno. Cero. Esto es un gran aliciente. Nosotros entramos a su página web y le damos a la opción de vender nuestra ropa. Ellos nos enviarán una bolsa y las instrucciones. En la bolsa podemos poner ropa de mujer, de niño o de niña. En general aceptan marcas buenas, y no aceptan marcas baratas, pero hay excepciones. Podéis consultar todos los detalles sobre lo que aceptan y lo que no aquí.

Una vez hemos llenado nuestra bolsa, podemos llevarla a un punto de recogida (Celeritas o Mondial Relay) o pedir que nos la vengan a recoger a casa. Cuando la reciben la valoran, y luego nos dicen cuál es la valoración y nos la abonan en nuestra cuenta. La ropa que no se quedan podemos decidir que la donen a alguna ONG o que nos la devuelvan (en cuyo caso pagamos el transporte de vuelta).

Y creo que esto es todo. Toda la información que necesitéis la tienen en su página web. Y cualquier duda también podéis contactar con ellos por las vías que ponen a vuestra disposición. Son un encanto, y muy atentos.

*AVISO: Recientemente han hecho un parón de recogida de ropa en general, pero han avisado de que es sólo por unas semanas, así que os avisaré cuando vuelvan a admitir ropa.

Espero que os haya gustado el post, y que vayáis a echarle un ojo a su tienda, porque realmente vale la pena.

Si queréis ver alguno de los productos que compré, ponedlo en los comentarios y así os pongo un post detallado.